ActualidadPolicialesPolíticaSociedad

Qué se sabe hasta ahora de la extensión de la cuarentena luego del 13 de abril

Alberto Fernández recibió el respaldo de los gobernadores para continuar con el aislamiento obligatorio. Cómo es la hoja de ruta para los días que se vienen. 

El presidente Alberto Fernández confirmó lo que se vislumbrara tras la teleconferencia con los los gobernadores: la cuarentena obligatoria contra el coronavirus se extenderá más allá de la Semana Santa y será así la segunda extensión del período de aislamiento, que se había anunciado originalmente para el 31 de marzo. El proceso para derrotar a la enfermedad que ya causó más de 80 mil muertes a nivel mundial seguirá con algunas modificaciones, varias premisas confirmadas y la letra chica que se conocerá recién cuando, el fin de semana, se anuncie formalmente la modalidad de esta nueva fase de la lucha contra la pandemia. 

¿Hasta qué fecha seguirá la cuarentena?

El período de aislamiento obligatorio cumplirá este domingo 23 días y por el momento no está definido cuál será la nueva fecha final. Algunos rumores aun no confirmados hablaban de la posibilidad de hacerlo hasta el 23 de abril, pero eso se terminará de rubricar sobre el filo del anuncio. Una fuente con acceso a los principales despachos de la Casa Rosada deslizó a El Destape que la idea es que vaya aflojando “levemente”. “Los gobernadores bancaron todos, al igual que los representantes sectoriales cuando pensamos iban a venir un poco más exigentes pero no: saben que si se les infectan laburantes van a tener quilombo“, agregó. 

¿Qué actividades se van a flexibilizar?

Eso es algo que aun está en estudio en las carteras de Desarrollo Productivo, a cargo de Matías Kulfas, y de Trabajo, con Claudio Moroni. En on y off, las fuentes destacan que la premisa fundamental es no fomentar el amontonamiento de gente. Las actividades productivas que puedan cumplir con eso, tendrán más chances de obtener luz verde de aquí al domingo para volver a trabajar. Quienes no puedan, seguirán cerradas o bajo la modalidad de teletrabajo, según el caso. Así lo subrayó tras la reunión el gobernador de Santa Fe, Omar Perotti: “Si hay una actividad que no puede garantizar el aislamiento, la distancia entre los trabajadores, no va a poder funcionar“.

En la Casa Rosada afirman que las “fábricas y establecimientos de productos esenciales van a ir abriendo”. Para impedir el amontonamiento, está sobre la mesa la idea de segmentar los turnos y así impedir que haya “horas pico” con muchos trabajadores en simultáneo. 

Luego del desorden del último viernes, el Banco Central confirmó la apertura de los bancos desde el 13 de abril ya no solo para prestaciones de ANSES, pero con un sistema de turnos para impedir la aglomeración de gente tan habitual en las entidades financieras (y que pondrían en riesgo lo logrado hasta ahora por la cuarentena). 

¿Cómo funcionará el transporte público?

Aquí funciona como un efecto dominó: según explicaron desde el Ministerio de Transporte a El Destape, una vez que Desarrollo Productivo y Trabajo definan las actividades esenciales, la cartera conducida por Mario Meoni deberá realizar una “simulación” de la demanda de transporte prevista. Como en los lugares de trabajo, la premisa fundamental es impedir las imágenes de los vagones de trenes o colectivos llenos, sin respetar la distancia mínima de casi dos metros. Según precisaron, pueden llegar a largar a la calle hasta 17 mil unidades para repartir la demanda. No está en carpeta en el corto plazo salir a comprar colectivos para aumentar la flota. En el Gobierno estiman un costo por unidad de alrededor de 100 mil dólares. “El sector no está bien” como para hacer esa erogación, grafican. 

¿Qué pasará con los aviones? 

“Por pedido sanitario”, aclaran en Transporte, el sector aerocomercial seguirá sin cambios. Es decir: sin vuelos de cabotaje ni internacionales hasta nuevo aviso. Fuentes gremiales en constante contacto con las empresas deslizaron a este medio que tampoco tienen precisiones de una posible fecha de vuelta de las operaciones, con excepción de los llamados “vuelos de repatriaciones” y transporte de insumos, por ejemplo. Estiman que el sector será el último en reactivarse y que comenzará por los vuelos internos antes de pasar a la vuelta de los viajes internacionales. “Nadie va a volar por un largo tiempo“, se sinceran. 

Fuente: El Destape

Mostrar más

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba
Cerrar