ActualidadPolicialesPolíticaVilla Carlos Paz

Concejala involucrada en presunta estafa

Los sistemas piramidales o cerrados como esperanza de riqueza fácil y segura

Por estos días, hablar de este tipo de ardid puede que no sea lo más llamativo. Sobre todo con la abundante información que por las redes corre sin contar con los alertas específicos que desde distintos medios, y desde Bambacoop lo hacemos permanentemente, se publican intentando evitar que algunos frutos de la desesperación o la avaricia caigan en la trampa; aun así parecería ser que el engaño puede más que unos cuantos.

Es que a nuestra redacción llegó material sobre un envío prejudicial fechado por el correo el pasado 30 de abril. Nosotros no tuvimos que salir por los bosques de Palermo a trotar para encontrar sobres con información provenientes de anónimos casuales. El mismo da fe por sí solo de una situación que de entrada sería comprometedora para la concejala y al menos un par de personas más.

Parecería ser que este denominado LINAJE MUNAY “Telar de la abundancia, movimiento mágico de la economía solidaria” tal como se lo llama, sería una de las tantas estructuras utilizadas para engaños. Estos tipos de sistemas se retroalimentan  mediantes lazos casi siempre de amistad y confianza intra y extra familiares,  y con el cuento de que mágicamente multiplicarás lo aportado para lo cual solo tienes que conseguir más gente que confíe en ti y a su vez esos a otros más de confianza agrandando la base de los aportantes. Para sintetizar, los que se van incorporando se ven obligados a conseguir gente nueva para poder recuperar lo suyo casi a sabiendas de que si se corta el circulo de aportantes los últimos se verán estafados, además de económicamente en su confianza. Es por ese motivo que muchos callan y continúan dentro de la estructura para no perder, aunque en el camino pierdan familiares, amigos y conocidos.

Slider image

Se trata una carta documento, al parecer subida a las redes, que desanda una serie de circunstancias de las que habrían formado parte al menos cuatro personas entre ellas la concejala Natalia Lenci, Marcela Andrea Lange, Julieta Porporato. El reclamo dice claramente que se trataría de 1.440 dólares, los que presumiblemente formaron parte de la capitalización para ingresar al grupo. Según consta en la carta documento, este dinero sería restituido a quien decidiera abandonar el grupo, en este caso la denunciante Fabiana Judith Pérez. Quién además agrega data de reuniones, llamadas telefónicas y “almuerzos repentinos” a los fines de persuadirla para que continúe participando “con la finalidad de obtener un beneficio mayor al aportado”.

Preocupados por la situación que involucraría a la concejala Natalia Lenci, es que en horas de mediodía del pasado jueves nos comunicamos con ella para saber su opinión al respecto, y ofrecerle un espacio para que dentro de la nota, dé las explicaciones o justificativos que considere correctos.

Primero nos negó todos los dichos y luego nos prometió una copia de un supuesto acuerdo de confidencialidad firmado entre las partes. A los pocos minutos, se comunicó con nosotros su abogado, con quien mantuvimos una extensa charla pero con un claro dejo, de su parte, de evitar que publicáramos sobre el tema, incluida una “advertencia” que podíamos vernos envueltos en cuestiones judiciales. A quien le aclaramos que nuestra voluntad no era consultarlo acerca de qué debíamos publicar y qué no. Nuestra intención, con mucho  código y ética, fue ofrecerle un espacio sin limitaciones para que diga lo que considere al respecto. Claro está que podríamos haber hecho la publicación y en los días subsiguientes pedirle una entrevista para conocer su opinión, o no; pero ello no terminó allí, pocos minutos más tarde, alguien, muy cercano y que forma parte de nuestros afectos, se comunicó, sin que nosotros imagináramos la motivación del llamado, pidiendo por la no publicación de la nota.

En este caso, solo logran aumentar nuestra capacidad de asombro, llevándonos ellos mismos al lugar donde no quieren que estemos: El de la sospecha.

Ponemos, una vez más, a disposición de los lectores, un tramo de la carta documento.

Slider image

En una nota de LA NACIÓN fechada el 19 de julio de 2019 se publicaba la siguiente nota:

Engaño feminista: con el Telar de la Abundancia, la estafa piramidal volvió disfrazada de sororidad

Creamos una nueva forma de relacionarnos con el dinero y nuestra abundancia”, dice el mensaje de invitación a un “telar” enteramente femenino. Uno que no implica agujas, ni lana ni sabiduría ancestral, sino más bien “un grupo de economía entre mujeres que se regalan dinero para cumplir sueños”. O cierto engaño.

Se trata de una vieja estafa piramidal que desembarcó en nuestro país hace tres años, pero ahora volvió a la carga embebida del discurso feminista como método de seducción sororo. El público se renueva y las estrategias de captación, también. Las invitaciones hablan de poder femenino en acción, de honrarse como mujer y de la economía solidaria, aunque en este caso siempre hay alguien que termina perdiendo.

Es otra reedición del Esquema de Ponzi, la conocida estafa en la que se le paga dinero a los inversores sin que medie la venta de un producto o servicio real, simplemente con el aporte monetario de los nuevos integrantes de la cadena (que todos deben encargarse de conseguir). “Te invito a un Telar De La Abundancia para empoderarnos, dame 1440 dólares que después te explico”.

La operación se cae cuando no entran nuevos aportantes y no hay modo de continuar con la cadena de pagos. También se la ha llamado “flor de la abundancia”, “mandala de la prosperidad”, “rueda de la amistad” o “célula de la gratitud”, según el país o la provincia por la que circule.

Slider image

Quien recibió el mensaje de invitación al “grupo de economía donde las mujeres se regalan dinero” fue una estudiante de Comunicación de 25 años de Bahía Blanca, que prefirió no decir su nombre. “Me habló una compañera de la facultad que me invitó a participar. Yo no conocía la modalidad, pero si hay plata fácil desconfío”. El telar al que la invitaban prometía que si ponía $1000 de inversión inicial y conseguía a dos amigas que quisieran hacer lo mismo podía llevarse $8000 al final. “Le agradecí y le dije que no disponía de dinero extra para poner ahí. Que es verdad, pero ni que me sobrara la plata la pongo ahí”, cuenta.

En el 2016, la Procuraduría de Criminalidad Económica y Lavado de Activos (PROCELAC) advirtió a la ciudadanía acerca del fenómeno de “la Flor de la Abundancia”, por considerar que tiene posibles consecuencias perjudiciales para el patrimonio de los participantes.

Quien haya sido víctima de este tipo de estafa puede hacer una denuncia en su fiscalía más cercana. Para quienes deseen ver la nota completa pueden ingresar a: https://www.lanacion.com.ar/sociedad/telar-abundancia-estafa-piramidal-volvio-disfrazada-feminismo-nid2263818

Mostrar más

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba
Cerrar