ActualidadPolíticaSociedad

Transporte público de pasajeros: El cuento de la buena pipa

“Los empresarios quieren más plata del gobierno; el gobierno dice que no tiene más”.

Luego de 55 días de iniciado el conflicto, Bambacoop dialogó con Claudio Luna, secretario gremial de AOITA.

-Ya llevamos más de un mes sin transporte y ustedes sin poder cobrar, mientras la gente está sin poder movilizarse, ¿no se le encuentra la vuelta?, ¿qué está pasando?

                La realidad es que hace 40 días que venimos con una medida de fuerza, que justamente no ha tenido fuerza por esto del COVID-19, pero tampoco podemos permitir que nuestros compañeros trabajen gratis. Nosotros el día 13 de marzo, cuando se decretó la primera cuarentena, mandamos petitorios y notas a varios estamentos del estado, para tratar de conseguir una mesa de crisis. No solo para ver el tema del protocolo de seguridad, que mucho preocupaba en aquel entonces, sino también conociendo al empresariado del sector y sabiendo que podríamos llegar a tener inconvenientes con el tema salarios.

                Pero, lamentablemente, no fuimos escuchados, y tuvimos que optar por esta medida de fuerza y luego de 54 días de aquel 13 de marzo, recién pudimos conseguir la mesa que formó el Ministerio de Trabajo, pero fue una mesa al vicio, porque no se pudo avanzar en nada.

-¿Qué dijeron en esa mesa  la patronal y el Ministerio?

                En esa mesa solo se escuchaba el cuento de la buena pipa. Los empresarios dicen que no tienen fondos y que necesitan asistencia del estado. Y el estado dice que no tiene fondos para asistir, entonces gira en torno a lo mismo.

-Pero del estado nacional y el provincial envían los subsidios, están llegando, ¿es así?

                Sí, el estado provincial entrega subsidios y el estado nacional también. Nosotros, antes de la medida de fuerza, tuvimos una audiencia en el Ministerio de Trabajo, donde presentamos una alternativa, según los cálculos que habíamos hecho, llegamos a la conclusión que con esos dos subsidios se podían abonar totalmente los salarios de los trabajadores.

                Pero fue rechazada de plano por parte del empresariado, por eso terminamos adoptando esta medida de fuerza.

-El problema más grave lo padece la gente que no se puede transportar, pero también los segundos involucrados son los trabajadores del transporte ¿al gobierno no le convendría que se resuelva esta situación? Por otro lado, la patronal está recibiendo dinero fresco que no gasta ¿qué estarían queriendo?

                La realidad es que el conflicto se ha iniciado por pura especulación empresaria, hay que decirlo; tengamos en cuenta que nuestro reclamo inició con el no pago de haberes mes de marzo, donde los empresarios trabajaron hasta el 19 de marzo normal y luego del 20 de marzo al 31, si bien se trabajó con menor frecuencia, también hubo trabajo.

                La especulación fue muy evidente y hoy los empresarios no tienen ningún tipo de costo operativo ni mucho menos. Lo único que están haciendo hoy es recibir los subsidios, destinan gran parte de ellos para su operatoria, cheques, todo lo que tenga que ver para cubrirlos a ellos, luego nos reparten lo que queda, y hoy tenemos muchos compañeros que están pasando una necesidad extrema.

                Hoy nuestro trabajador ha perdido la dignidad, pues no puede llevar un plato de comida a su casa.

-¿Cuándo ha sido el último de los dineros que han recibido y en concepto de qué meses?

                Este es otro de los problemas, primero entra el subsidio provincial y a la semana el subsidio nacional, en total ha habido cuatro depósitos que ni siquiera los empresarios saben a qué mes imputarlos, por lo menos eso dicen; con el agravante de que dos de estos depósitos fueron los primeros días del mes, por lo tanto, la mayoría de los compañeros deberían haber cobrado y ni siquiera los vio.

                Todo trabajador tiene crédito, sus cuentas y obligaciones a pagar, así que es realmente desesperante la situación. No tienen escrúpulos, nos han puesto en un estado de necesidad extrema, esa es la realidad.

-Hubo un intento de ollas populares en Córdoba y no se pudo por la policía, después en Alta Gracia lo mismo, ¿cómo y cuándo creen que se va a terminar con esta situación?

                Esa es la mayor de las incertidumbres que tenemos, el 11 de mayo tuvimos la intención de hacer esta olla popular, más allá de que muchos lo puedan tomar como un reclamo o una medida para reclamar, había una realidad imperativa, querer llevarle un plato de comida al trabajador, para que pueda llevarlo a su mesa y compartirlo con su familia. Pero nos encontramos con un operativo policial desmedido y fuera de lugar, 200 efectivos y la policía tenía la orden del fiscal de detener a cualquier trabajador del transporte que ande por la inmediación.

                Esto fue entre el sindicato y la terminal, que son tres cuadras, por eso determinamos no hacerlo para que nuestros compañeros no sumen otro problema. En Alta Gracia, a pesar de haber tenido el apoyo político del intendente, algunos concejales y permiso del COE, así mismo se acercaba la policía con otro fiscal y una orden muy parecida.

                Por lo menos allí se pudo llevar a cabo en la casa de un compañero y todos podían pasar a retirar su plato de comida.

                Respecto a cómo termina esto, la realidad es que la necesidad no conoce de leyes, esperemos no tener que llegar a situaciones que vayan de la mano con esa frase.

-La desesperación de un trabajador por no poder llevar alimento a su casa, más sabiendo que el empresariado está cobrando los subsidios, hay que estar en ese cuero, ¿temen desbordes?

                Por supuesto, nosotros tenemos que explicar a los compañeros que tienen que tener paciencia, sobre todo, en momentos como éste.

                El gobierno tiene una marcada desidia respecto a este conflicto, por supuesto que es una desidia que tiene un interés y ese interés es que no haya transporte público de pasajeros en toda la provincia.

-¿Cuál sería ese motivo?

                Por una cuestión sanitaria, yo creo que es esa y es más que evidente. Un conflicto de derechos por el pago de haberes como este que estamos teniendo, en un contexto normal, no lleva más de uno o dos días en resolverse, quizás al gobierno hoy políticamente se le dificulte prescindir del transporte mediante un decreto o una resolución, así que creemos que somos la excusa perfecta, lamentablemente.

-¿Usted refiere a que tácita o explícitamente hay un acuerdo entre la patronal y el gobierno, uno que no quiere que anden y otros que quieren más plata?

No diría un acuerdo, los empresarios siempre piden asistencia del gobierno, no creo en un acuerdo, pero sí que a las dos partes les conviene; de eso no tenemos ninguna duda, lo dijo el mismo Presidente de la nación, él le pide a la sociedad que no tome el transporte, hay una frase que dice que el virus viaja en el transporte público de pasajeros. Como le vuelvo a repetir, un conflicto de derechos ha terminado siendo la excusa perfecta para que eso se cumpla.

-Si el gobierno nacional está asistiendo a mucha gente que no tiene trabajo y en este caso envía los subsidios para que las empresas le paguen a los trabajadores ¿por qué cree que nadie se preocupa si los trabajadores no tienen para comer? ¿Cómo se entiende?

                Eso es inexplicable, creo que la situación no da para más, desconozco por qué el gobierno no asiste al trabajador, pero insisto en que esta conveniencia es para todos, pero los perjudicados son los trabajadores y los usuarios, porque acá hay tres partes, el gobierno, los empresarios y los trabajadores, y en esta conveniencia nadie se pregunta de qué vive o qué come el trabajador. Imaginate que la patronal no ha hecho los aportes y contribuciones, por lo tanto tenemos compañeros que no tienen cobertura de salud; algunos tienen la obra social del sindicato, que al ser solidaria, tiene prestaciones, pero todo aquel que tenga una obra social privada o prepaga la tiene cortada.

                No se han pagado las cuotas alimentarias, realmente es una situación totalmente insostenible. Y no hay una explicación de por qué nos han dejado en el abandono total.

-¿Una vez más el hilo se sigue cortando por lo más fino?

                Sí, somos el último eslabón de la cadena, siempre la clase obrera pagó las crisis y ahora seguramente nos está tocando pagar la pandemia. Pero tenemos que subsistir, hoy lo más preocupante es no saber cuánto y cuándo te van a pagar, eso hace que el trabajador se desespere y nosotros tenemos que contenerlos y pedirles paciencia, en un momento en que la paciencia se está agotando.

HAY AVANCES, PERO LA MEDIDA DE FUERZA SIGUE POR TIEMPO INDETERMINADO

En el día de ayer, viernes 22 de mayo, el Secretario Gremial se reunió con el Ministro de Trabajo y el Secretario de Transporte. Se logró avanzar con un nuevo instrumento en la mesa de negociación, y el mismo será trabajado por Transporte con el empresariado durante el fin de semana.
En el mismo acto, se notificó al Gremio sobre la audiencia que se realizará el día lunes 25 de mayo a las 11 horas.

Mostrar más

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba
Cerrar