OpinionPolíticaSociedad

Homilía del cura Mario Bernabey: Desestabilizador, provocativo, irresponsable e hipócrita

Con duros términos definió el ex cura Nicolás Alessio a los dichos del cura Mario Bernabey.

-Tuviste oportunidad de escuchar la homilía del cura Mario Bernabey aquí en Carlos Paz y un tweet antiperonista, ¿qué opinás al respecto?

Me enteré en realidad por una noticia, me llamó la atención que la prédica de un cura de Carlos Paz sea tomada por un medio nacional, me dio curiosidad y la escuché completa porque fue grabada. Primero me pareció irresponsable. Pareciera de mucha ingenuidad, lo cual no creo, porque es un sacerdote que conozco y que no tiene nada de ingenuo, o se subió de una manera cómplice a todo lo que están predicando contra la cuarentena.

Hay un grupo de extrema derecha que está fogoneada por un macrismo residual y duro, al estilo de Patricia Bullrich. Están alentando la anti cuarentena como una manera de horadar al gobierno nacional y esa homilía claramente incita a desconfiar, a rebelarse; prácticamente incita a una rebelión ciudadana contra la cuarentena, habla de un supuesto peligro o riesgo, una fantasía que incluso lo lleva a nombrar el comunismo, lo cual francamente me parece patético, porque por un lado, el comunismo no tendría nada de malo, pero es un mote que hoy ya no tiene ningún sentido, como para que signifique una advertencia social. Me parece que una prédica como esa, tan difícil en un momento tan delicado, en donde el gobierno hace todo lo posible para cuidarnos, en donde claramente se cuida la economía porque se han tomado cientos de medidas para los más pobres, para las pymes, para las industrias, para los jubilados, para los comercios, en fin se están tomando cientos de medidas económicas para salir al frente en esta crisis. Es una homilía francamente desestabilizadora, provocativa además, y en el fondo sumamente imprudente, porque insisto, en un clima de equilibrios difíciles, donde a todos nos está costando llevar adelante este esfuerzo, la verdad es que me decepcionó muy mal, y me parece muy riesgosa, muy peligroso este tipo de reflexiones más haciéndola desde un púlpito, que nosotros sabemos que tiene una autoridad religiosa, en donde si bien puede opinar de política, porque la fe está ligada con la política, acá el problema no es que opinen si no lo que opinó.

-Como cura has estado en ese lugar y Carlos Paz no es una sociedad sencilla ¿llama la atención desde el sitio donde lo dice?

Insisto, no está mal que un cura opine de la situación social y política, porque me parece que tiene todo el derecho del mundo, porque la fe también tiene una mirada política. El problema es que desde el púlpito tiene otro contenido, porque vos estás en el rol de maestro, la homilía es una especie de catequesis, de enseñanza, entonces más grave. Es una homilía media hipócrita porque él se pone encima de la de las cuestiones mundanas o políticas, como reivindicando lo religioso y en realidad es un homilía claramente politizada. Y como te dije antes, es funcional, sino es cómplice, de estos sectores de la derecha política, sobre todo de la derecha macrista que ven en la cuarentena una manera de horadar al gobierno nacional, cabalgando sobre el cansancio de la gente, cabalgando sobre la muletilla de que descuidan a la economía y son todas mentiras, la gente está cansada de la cuarentena, es natural, pero es un cansancio que lo bancamos, porque entendemos que hay necesidad de la cuarentena. Y que descuidan la economía es una gran mentira, porque no solo se cuida la vida que debe estar siempre sobre la economía, sino que también se han tomado, como dije antes, múltiples medidas a nivel económico. Una homilía que intenta acompañar un discurso desestabilizador y encima pretende esconder una idea profundamente ideológica, además de irresponsable, sonaba hipócrita.

-Hay un sector de la iglesia que desde siempre ha planteado un compromiso con los pobres. Justamente una crítica tomada desde esa posición, de compromiso con el necesitado, ¿no hubiera sido lo mismo que esta crítica tomada de la vereda de enfrente?

Exacto, me parece que se pueden hacer observaciones críticas, pero se tienen que hacer observaciones que sean superadoras de lo que se está haciendo, y no horadar, sumarme a toda una catarata que a nivel nacional  tiene como una estrategia de limar el gobierno de Alberto Fernández y el gobierno nacional, que dicho sea de paso, tiene una excelente imagen; van por este lado, porque no saben por dónde entrarle. Pretenden entrar por este lado, como que está descuidando la economía, como que lo que hay que hacer ahora es abrir de nuevo toda la cuarentena, como que lo que intenta el presidente es un estado comunista, que nos quitan la libertad. Ese es el verso de estos operadores; que nos quitan la libertad, es un absurdo. Acá están protegiendo nuestra libertad de vivir con salud, entonces la gravedad de esa homilía es desde varios lugares, por eso te decía que no sólo es irresponsable, sino que es cómplice es un discurso que se viene queriendo instalar en la Argentina, que es la cuarentena más larga del mundo, que se está descuidando la economía, que nos vamos a morir por la pobreza y no por el virus, en fin, una serie de clichés que se repiten y que este cura no tuvo mejor idea que hacerse eco, o pretender incluso asumir su propia voz.

-Días después lanzó un tweet parado en el antiperonismo y acusando duramente a un sector histórico, seguramente merecedor de críticas,  con aseveraciones muy duras…

Eso lo desnuda y también se siente más cómodo twiteando, pero desnuda su pensamiento de fondo, que es profundamente político, profundamente gorila, perdonen el término, pero es totalmente antipopular, eso es absolutamente ideológico. En general los que se escudan en una supuesta indiferencia ante las ideologías o el ser muy crítico de la ideología, en realidad siempre actúan ideológicamente, porque juegan para un sector, el sector del poder en la Argentina.  Hablemos claro, hay una recalcitrante derecha oligárquica y ese tweet desnuda o pone en un marco claro lo que fue su homilía, qué es una posición claramente política, que intenta limar al gobierno nacional haciendo o pretendiendo cabalgar sobre cosas que son muy sentidas por la gente, la situación económica, el trabajo, la libertad, el futuro, un poco el agobio de la cuarentena, todas cosas que son ciertas, que son importantes, que son muy valederas, pero cabalgando sobre eso, intentan desestabilizar, intentan crear una sensación de que el presidente se está equivocando y lo hacen porque la reacción popular es todo lo contrario. Insisto, las encuestas le dan un 70 u 80 por ciento de aprobación ciudadana y yo creo que esta cuarentena ha sido, no solo alabada por muchos otros lugares del mundo, sino que va dando los resultados que tiene que dar, la imagen de Alberto va a crecer mucho más.

-Has tenido conocimiento del caso de los médicos, la judicialización, el dedo acusador, justamente a los médicos y todos los integrantes de los equipos de salud que, a diferencia de la justicia, le han puesto el pecho al virus, ¿qué opinión tenés al respecto?

La información que tengo, es que da toda la impresión de que las medidas que se impuso a los médicos de Saldán, del geriátrico, por un lado que fue muy arbitraria, que fue muy apresurada, que no respetó, digamos así, ciertos pasos judiciales que hay que dar. Hay alguna complicidad, parece, de parentesco entre el dueño del geriátrico y un sector de la justicia,  es muy turbio todo, y es muy turbio lo que se hizo con esos médicos.

No manejo de fondo la cuestión, pero por lo que he podido leer e informarme, está todo como bastante confuso. Sí creo que ese sector de los médicos, las enfermeras, los camilleros y todos los que trabajan en salud, debiera ser mucho más cuidado. Fue inoportuna esta medida contra los médicos. Me parece que no se han tomado todos los respectos y la providencia de los casos. Otra cuestión es eso de salir a la calle a manifestarse.

Hay que salir y tener cuidado y si bien yo tengo derecho a protestar, como lo hacen los médicos y otros trabajadores también de la justicia, de la salud, o incluso del municipio acá en Córdoba, hoy salir a protestar es muy complicado por la cuarentena, por contagio, y también porque nos prestamos a ser usados por todos estos que pretenden manifestarse contra el gobierno nacional. Hay que ser muy cuidadosos.

-Si bien la convocatoria fue importante, ¿allí se habrían montado sectores que quieren horadar o limar al gobierno nacional?

Sí, es lo que yo advertí apenas se hizo la manifestación; o sea, de un reclamo legítimo y que creo que puede haber muchos otros, porque esta es la verdad, hay muchos sectores que ahí están preocupados por diversas situaciones y tendrían derecho a reclamar, como siempre hemos defendido el derecho a poder reclamar, expresarse, manifestarse, pero que en este contexto caemos fácilmente presa de toda una avanzada de una derecha irracional y que vemos los resultados que han tenido o que tienen en Estados Unidos o en Brasil, una derecha irracional que privilegia o sigue privilegiado la ganancia, la economía, por sobre las vidas humanas.

-¿En qué fecha estuviste en la iglesia Del Carmen?

Fueron tres años, apenas me ordenaron sacerdote, fue por los años 81, 82 y 83 más o menos. Estuve en Carlos Paz durante la Guerra de Malvinas y ya para la democracia estaba acá en Córdoba en Barrio Altamira, estuve tres años con el padre Marcelino Juan, tres años muy lindos, la verdad es que muy buenos.

Mostrar más

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba
Cerrar