DeportesSalud

Virginia Brígido, una rugbier solidaria

Desde Catamarca, dónde vive, la jugadora del seleccionado argentino divide su tiempo entre estudios, entrenamientos y donaciones.

“Juego al rugby hace un año y medio, muy poquito tiempo. Anteriormente jugaba al básquet, pero el rugby fue algo que quería hacer en algún momento” cuenta la catamarqueña Virginia Brígido, integrante del Seven argentino de la UAR.

Poco tiempo pero muchos resultados para la joven de 23 años que en diciembre del año pasado viajó, seleccionada por la UAR, a disputar el torneo de Beach Rugby en Río de Janeiro, Brasil, en el que Argentina defendió el título obtenido en 2018 y se consagró campeón.

Si bien la actividad deportiva está en pausa, la jugadora de Catamarca Rugby Club Virgina no descansa: “Junto con el staff de la UAR pudimos organizarnos e ir realizando las rutinas que nos envía la preparadora física por WhatsApp y nosotras lo hacemos con los elementos que tenemos en casa: mochilas con cosas pesadas adentro, bastones, bidones de agua y algunos ejercicios con el propio peso”. Y agrega que “por suerte aquí en Catamarca ya se liberaron algunas de las actividades así que podemos salir a correr. A la mañana aprovecho y voy con mi papá al parque, hago algunas pasadas y entreno un poco de destreza con pelota y contacto”.

Su padre, Luis Fernando Brígido, fue jugador de rugby y actualmente es su entrenador: “Dirige el equipo femenino en nuestro club. Él ha sido el que me acompañó en todo esto del rugby” cuenta orgullosa. Y, por si fuera poco, su madre, María Liliana Chamorro, también se dedicaba a esta disciplina: “Fue una de las primeras mujeres que trabajó en el rugby infantil en Catamarca Rugby Club”.

Queda claro que el rugby corría por las venas de Virginia desde siempre. También la solidaridad. Es por eso que cuándo la UAR propuso una campaña de donación de sangre –desde el inicio del aislamiento obligatorio bajó mucho el porcentaje de donaciones– ella no dudó en participar. “Cuando me enteré de esta campaña saqué turno enseguida; mi hermana Gimena también y fuimos, siempre hacemos todo juntas.

Fue mi primera vez como donante de sangre así que fue una experiencia única y que seguramente la vaya a repetir porque se siente bien ayudar”.
Mientras espera la vuelta a las competencias, Virginia avanza en los estudios del profesorado de Educación Física. Mucho futuro por delante para esta joven jugadora.

Mostrar más

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba
Cerrar