Sin categoría

Solidaridad: Notas al Club Solidario de Mano en Mano y Club Lechero

Club Solidario de Mano en Mano: Al servicio de la comunidad

Club Solidario de Mano en Mano es un vínculo entre organizaciones, que se formó para promover una red de apoyo mutuo, colaborando con los que más necesitan.
                Con el objetivo de informar a la comunidad al respecto, entrevistamos a una de sus fundadoras, Virginia Laje.

-¿Cómo empezó este proyecto?

Desde hace mucho tiempo, compañeros participamos de acciones sociales en Villa Carlos Paz, pero a fines del año 2015 sabíamos que se aproximaban tiempos difíciles por las políticas económicas que se adoptarían y, viendo la cantidad de voluntades que hacen solidaridad en la Villa, nos dimos cuenta de que los recursos solidarios son bastos; lo que faltaba era la visión de unos y los otros para trabajar en conjunto, y fortalecer las actividades de cada uno de estos agentes en esta ciudad.
                El Club Solidario de Mano en Mano surgió también con la mirada amplia que heredamos del trabajo del Club Lechero, que hace más de 8 años trabaja buscando y dando solución a un delicado tema como es la nutrición de los niños dentro de los merenderos. De ahí aprendimos, nos sumamos, y ampliamos la idea.

-¿Desde hace cuánto trabajan para los más vulnerados?

                Hay organizaciones que están desde hace de más de 20 años y otras son más recientes. Lo cierto es que muchas veces las movidas solidarias, tanto locales como de los mediáticos que vienen en las temporadas, hacían referencia a colectas para otras localidades, sin mirar las necesidades reales de la ciudad, que las tiene y son muchas. Detrás de cada luminaria o de cada palmera se encuentran familias vulneradas que el estado no mira, y las asociaciones que trabajaban son invisibilizadas. Como enlace de éstas, trabajamos desde hace 4 años como una red de solidaridad, para ayudar a optimizar los recursos, vincularse, y fortalecerse como organizaciones barriales que son. Por eso pusimos manos a la obra a la construcción colectiva de un banco de alimentos, medicamentos, calzado, de roperos comunitarios de ropa (tanto común como de gala), el banco de ortopedia, etc.

-¿Es un grupo apartidario?

                Cada uno en la red profesa su religión y su política partidaria que cree conveniente y adhiere, pero cuando realizamos actividades en equipo la visión es no mezclar estas cuestiones; a la hora de hacer campañas, el objetivo primario es cooperar con las organizaciones barriales y ayudar a los más vulnerados. Eso implica no anteponer nada a este objetivo.

-¿Qué eventos suelen realizar para recaudar lo que necesitan?

                Se vienen realizando campañas dos veces al año de colecta de alimentos en las puertas de los supermercados; luego la colecta de útiles escolares en las librerías, se han hecho años anteriores colectas de frazadas con el apoyo de los lavaderos, y de libros infantiles para llevar a talleres de cuentos. Todo después se destina y se raparte lo más equitativamente posible a los merenderos y al albergue, que conforma la red y, a su vez, fortalece los bancos de ayuda anual, que aportan una solución a la urgencia de algunas familias.

-¿Es Carlos Paz una ciudad caritativa?

                Ese es el tema: Caridad vs Solidaridad. Hay gente que da lo que le sobra y otros pocos que dan lo que al otro le hace falta, mirando a los otros y sintiendo empatía y compromiso con él, hay de las dos cuestiones. Y, al fin de buscar recursos para ayudar, ambas cosas son bienvenidas; aunque una transforma, busca permanecer y ver al otro mejor, proyectando soluciones; mientras la otra sólo queda en la entrega de algún material en desuso. Con la red tratamos de trabajar en este cambio de concepto.

-Este último año de crisis a nivel nacional ¿cómo afectó en las donaciones?

                La gente solidaria aportó muchas ideas, se reinventó, se reagrupó, buscó por diferentes medios soluciones para su comunidad. Lo cierto es que muchas veces vimos nuestros corazones rotos por no poder hacer más, y sentir que nada alcanza, sobretodo porque es real;  no nos alcanza ni a los que damos, ni a los que reciben. Pero, a pesar de la crisis y los vaivenes, nos encuentra con herramientas de apoyo mutuo para exigir derechos.

-¿Tienen fecha para un próximo?

                Sí, el 5 de diciembre una escuela de modelos hace un evento en beneficio a dos merenderos: Solecitos Naranjas y Pequeños Traviesos;  no la organizamos nosotros pero apoyamos todo lo que le sirva a estos merenderos.
                Y el 8 de diciembre se realizará la séptima colecta de alimentos en los siete supermercados más grandes de la ciudad, con nuevamente más de 50 voluntarios de todas las asociaciones. Esperamos poder llenar las alacenas del Refugio Nocturno, y de los merenderos para pasar el verano, o por lo menos ayudarlos a soportarlo.

Para colaborar con el Club,

Club Lechero: Más merenderos y menos donaciones

Entrevistamos a Jorge Humphreys, voluntario del Club, sobre la situación actual de la institución solidaria.

-¿Hace cuánto y cómo empezaron con esta labor?

Hace nueve años, ya vamos para el décimo. Esto comenzó con la idea de Pedro Dotta, que fue el que nos buscó a quienes queríamos colaborar con esta causa. Hace ya tres años lo perdimos a Pedro, pero su mujer (Florencia) y yo estamos haciéndonos cargo, mi esposa colabora bastante también.
                Nosotros tenemos muchas personas que ayudan, tanto en la recolección como en la distribución, porque solo no se puede hacer todo. La misma gente de los merenderos colabora. Cuando no podemos llevarles la leche, ellos resuelven cómo pasarla a buscar por mi casa, que es en Santa Fe esquina Paraná. Ahí es donde acopiamos y clasificamos. Clasificamos por fecha, y de ahí se distribuye
                Normalmente después de la segunda semana del mes comenzamos las entregas.

-¿Saben un aproximado de cuántos son los voluntarios?

                Debemos ser aproximadamente 40 personas, claro no todos fijos. Algunos meses unos se van, otros se suman.

-Fue un amargo trago lo que sucedió en el Concejo, con respecto a no declararlo de interés legislativo…

                Nosotros en realidad no pedimos nada, fue por otro lado. Y sí, hubo gente que se puso mal porque no nos lo dieron. La verdad es que a nosotros no nos hizo nada, seguimos como empezamos. Nos preocupamos mucho más cuando perdimos a Don Pedro, ahí sí que tuvimos que reorganizar todas las cosas. Pero, no es de vital importancia esto, llevamos nueve años así, no es que por eso no vamos a seguir.

-¿De qué formas se puede colaborar?

                Este no es un Club que maneja dinero, siempre que viene alguien con la intención de aportar una cantidad de plata le decimos que por favor vaya a una distribuidora y compre la leche. No manejamos ningún dinero. Hay mucha gente que nos lleva una caja de leche, que es bastante plata ahora. Me llaman y me dicen dónde la dejan, yo paso a buscarlas apenas puedo, así nos manejamos. Si no, pueden dejarla en alguno de los puntos de recolección.

-¿Cuáles son esos puntos de recolección?

                La Farmacia Cárcano (Avenida Cárcano esquina Garibaldi); Tecnograf (Pasaje del Carmen 52); Laboratorio Médico Conde (Alvear 73); Almacén Natural “El Vergel” (Prager 94); Agencia de Lotería (Los Sauces 106), y hay otros lugares, casas de familia inclusive, que se juntan en el barrio, hacen la colecta entre ellos y la traen.

-Hay lugares en los que la crisis actual hizo que las personas se solidaricen más con ellos; y otros en los que, a causa de la misma, muchos dejaran de donar. ¿Cómo les afectó a ustedes la situación del país estos últimos años?

                Hay gente que no puede donar más, y varios que se fueron de la ciudad, está medio ajustado el tema de las cantidades. Nosotros antes dábamos más 600 litros de leche por mes, y este último tiempo llegamos con suerte a los 400, y no porque no haya demanda, sino porque está muy caro todo, la gente no puede quedarse sin comer para donar. Pero siempre hay muchas personas que colaboran, de varias maneras.

                No hay ninguna distribuidora, o negocio grande que entregue, nunca quisimos estar detrás de ellos para conseguirlo tampoco, nos demostraron muchas veces que a la mayoría de estas personas no les importa ayudar.

Para colaborar con el Club, comunicarse con Jorge al teléfono 3541-590899.

Mostrar más

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba
Cerrar