Cultura & EspectáculosSociedad

Leo Cuevas: entre Inglaterra y la península ibérica

Leonardo Cuevas, el reconocido educador y fundador de Academia Thompson de nuestra ciudad, que decidió partir y aventurarse en el viejo mundo, nos cuenta el porqué de su viaje, las perspectivas a futuro y su visión de la Argentina que dejó atrás. Como es lógico, comienza contando cómo empezó con su emprendimiento.

                “Si hay algo diferente que hice, fue crear un sistema de capacitación práctico y formal en Carlos Paz, capacitaciones profesionales donde las personas pueden ir a estudiar lo que se pide en el mercado, y así rápidamente entrar al terreno laboral.

                “Siempre se tiene la posibilidad de elegir la universidad o un curso corto que no te sirve para nada; pero este sistema de entre 4 y 6 meses, la persona sale con los conocimientos para insertarse sin problemas. Empezó todo allá en el 2005 con una crisis personal que tuve, entonces viajé a Buenos Aires, y un conocido me recomendó en una empresa de capacitaciones, porque necesitaban docentes de informática, y como sabía bastante del tema, entré. Era una empresa enorme que capacitaba en todo el país con más de 200 vendedores en la calle y 40 docentes dando cursos en el interior del país. Allí se me ocurrió lo de las capacitaciones rápidas una vez por semana.

                “Me hice fuerte en la parte catedrática y luego me subieron a coordinador y de allí a coordinador general, después pasé a jefe de docentes que fue el cargo más alto que tuve. En menos de dos años tenía a mi cargo a los compañeros con los que había empezado.

                “Me di cuenta que podía llevar adelante un emprendimiento similar. Durante los siguientes 5 años me moví en colectivo por todo el país, a veces ni siquiera dormía en una cama. No nos pagaban avión así que había que hacer todo en colectivos de larga distancia, ese era un poco mi hogar. A todo esto, extrañaba mucho a mi hijo Nahuel que tenía 3 años, y decidí volver a Carlos Paz, así que comencé a trabajar en la Municipalidad medio tiempo y en la otra mitad arranqué con la Academia”.

                Cuevas se hace tiempo y cuenta sobre su familia, origen y fuente de su orgullo: “Mi padre nació en Capilla de los Remedios y se fue a vivir a Carlos Paz, conoció a mi madre allí y se juntaron para siempre, ella era del norte de Córdoba, yo nací en Carlos Paz, mis hermanos en Córdoba Capital”.

                Sobre su salida del país, hay una intimidad que lo marcó a fuego: “Con respecto a Europa, venir fue una decisión que, principalmente, tiene que ver con mi hija Sofía. Cuando me separé en el 2013, la madre conoció un muchacho que tenía contrato de trabajo en Londres, por lo que deciden casarse y mudarse, entonces no tuve elección. Eso me hizo entrar en una gran crisis. Viajé algunas veces a Londres a visitar a mi pequeña y luego a España, porque no conocía. Allí contacté a gente interesante, me di cuenta que en Ibiza se requería mucho de lo que yo sé hacer, web, programación y eso. Empecé a hacer los trámites y le conté a mi hijo Nahuel para que nos fuéramos definitivamente. Creo que el motor fundamental de todo esto es estar cerca de mi hija. Estamos a dos horas en avión de Londres y eso juega mucho a favor de la relación. Si a ella le pasa algo o extrañamos, en un rato estoy con ella, de hecho en el verano vino varias veces y la pasamos bárbaro. Nahuel se volvió a Carlos Paz, y ya con 19 años, noto la madurez que tiene, ha abierto un negocio de estampados con su área de trabajo, oficina y demás; me ha sorprendido. Creo que tienen en la Villa otro Cuevas emprendedor”.

                Sobre cómo es su trabajo en el viejo mundo y cómo se insertó luego de haber estudiado en Argentina, cuenta: “Me ayudó mucho ser emprendedor en mi país, lo de rebuscársela y llegar a fin de mes te da un entrenamiento bárbaro, acá es todo más ordenado y previsible, los impuestos, las habilitaciones, es todo más concreto, con reglas claras, los negocios se trazan anualmente. Por ejemplo, a la Academia la tenía que modificar cada mes con reglas de juego que no eran claras, porque nunca sabía lo que iba a pasar. Si aquí un cliente dice que me va a pagar un dinero a un año, yo sé que ese dinero cuando lo cobre va a valer lo mismo, entonces no me hago problema, lo que es una ventaja. El emprendedor argentino es un experto aquí. No me creen que en nuestro país haya gente que no tiene para comer.

                “Me dedico a dar soluciones informáticas a quien lo solicite, especialmente PyMES; te doy un ejemplo, una empresa me pide una App para sus traslados de pasajeros en Ibiza, le diseño un modelo de negocio y resuelvo ese tipo de cuestiones; la parte de páginas web, es también otra pata de mi trabajo”.

                Le preguntamos sobre el salto tecnológico entre España y Argentina, Leo aclara que: “La tecnología que yo encontré acá no es la más avanzada, eso se da en Inglaterra, Japón, Estados Unidos, pero España crece mucho a partir de mediados de los 80, cuando entra a la Comunidad Europea”.

                Cierra con una reflexión: “Me da pena como veo a Argentina hoy, éramos la Europa de Latinoamérica y de eso no queda nada, la visión que tienen es que somos un país de tercer mundo, lleno de gente muy buena”.

Mostrar más

Un comentario

  1. Felicitaciones Leo. Gran profesional y mejor persona. Mi mujer y yo estaremos agradecidos por la gran ayuda que diste en momentos difíciles. Espero que tus cosas marchen bien allá. Saludos desde San Antonio. Sebastián y Ana.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba
Cerrar